Para un niño o niña, hacer amigos no siempre es fácil. Los primeros amigos del bebé seguramente no serán otros bebés, sino sus peluches o juguetes. Cuando el bebé no esté con la mami, querrá jugar con los objetos. Con el paso del tiempo, querrá interactuar más allá de sus padres o hermanos. Querrá, aunque aún no lo sepa, relacionarse con iguales.

A los seis meses de edad, muchas familias llevan al bebé a la guardería para que socialicen y se relacionen con otros niños. También lo bajarán más al parque o al patio y conocerán a otras familias. Los primeros años de vida son muy importantes para el bebé, donde aprenderán a relacionarse y a hacer amistades.

Los primeros amigos del bebé

Los primeros amigos del bebé

Cómo el bebé hará los primeros amigos

Para que el bebé haga los primeros amigos, es muy importante que los padres lo animen a que se relacione con otros niños. El bebé que solamente quiere jugar en solitario podría tener problemas de adaptación. Para que el niño sea sociable, los padres tienen que estimular a que aprenda a compartir con otros. A los doce meses, el bebé disfrutará jugando con otros bebés, tocándoles el pelo, la cara, o los juguetes de esos niños. El pequeño está explorando, está investigando a sus semejantes.

Con dos años, es normal que el bebé llegue a tener un amigo imaginario en casa, con el que juega a lo mismo que con otros niños en la guardería o en el parque. Los amigos imaginarios no son preocupantes, sino que son la forma de ejercitar la creatividad que tiene el bebé en ese momento, de acuerdo a sus necesidades emocionales y sociales. Será con tres o cuatros años de edad cuando el niño ya no tenga un amigo imaginario y empiece a tener amigos reales en la escuela. Ahí no solo interactuará con otros niños, sino con otros adultos. Descubrirá un mundo con otras reglas y normas compartidas.

Cómo ayudar a tu bebé a hacer amigos

Gestiona el tiempo para que tu bebé tenga contacto con otros niños, pero sin forzar las situaciones. Si un día tu bebé está más tímido y solo quiere estar contigo, no pasa nada. No le empujes a superarse a sí mismo y no le insistas demasiado con la presión de hacer amigos. Hay que respetar los ritmos personales y ponerle en situaciones sociales en las que se encuentre cómodo.

Evita ser intrusivo. La presencia de los adultos cohíbe las conversaciones infantiles. Cuando no se sienten vigilados, los niños hacen amigos de forma natural.

Busca compañeros de su edad, no lo juntes con niños más mayores porque, si no, será relegado a un rol menor. Si hay conflictos, es mejor que los adultos intervengan, pero no emitiendo juicios, sino dejando que sean los mismos niños los que resuelvan el problema y encuentren soluciones. Además, no te tomes al pie de la letra sus palabras dramáticas. Si un niño dice que ha cortado una amistad, probablemente lo único que quiere decir es que en ese momento está muy enfadado, pero se le pasará rápidamente.

Si quieres fomentar una amistad en concreto, invita a casa a uno de sus amigos. Ese es el territorio y la zona de confort de tu pequeño, por lo que le será más fácil mostrarse sociable e interactuar.