La música es una de las artes supremas, y un elemento imprescindible en la vida de las personas. Escuchamos música cuando nos levantamos, cuando compramos, cuando nos queremos relajar, cuando andamos, hacemos deporte o vamos en el transporte público… ¡o simplemente porque amamos la música! Además, muchos hemos escuchado música ¡desde que estamos en el vientre de nuestras madres! De hecho, hay numerosos estudios que confirman que la música es importante en el desarrollo de los bebés y puede tener numerosos efectos beneficiosos en su vida. Las madres que escuchan música están más calmadas y tienen un embarazo más saludable, lo que aumenta las posibilidades de que el bebé nazca sin ningún problema. Beneficios de la música en el desarrollo de los bebés La música repercute positivamente en el desarrollo y crecimiento de los bebés. La música ayuda a tranquilizar y calmar al bebé desde que es un embrión. Si desde los primeros momentos del embarazo acostumbras al bebé a escuchar música, este asociará posteriormente estos sonidos agradables al placentero útero materno. En el caso de que sea música con voz y letra, escuchar canciones le ayudará a desarrollar el lenguaje y a aumentar su vocabulario, pues la combinación de las palabras con el ritmo ayuda al cerebro a interiorizarlas y a pensar y hablar más velozmente, acelerando también el aprendizaje de otros idiomas. Además, la música enriquece las emociones, desarrolla la concentración, la coordinación, el gusto por la música y el razonamiento lógico y matemático. Por último, escuchar música a corta edad tiene consecuencias muy positivas en la creatividad e inteligencia. El llamado efecto Mozart habla de los beneficios que tiene que niñas y niños escuchen la música de Mozart para sus aptitudes creativas e intelectuales. Qué música deben escuchar los bebés Además de la música de Mozart, cualquier tipo de música clásica o instrumental está demostrado que es beneficiosa para el desarrollo de los bebés. Música tranquila, que calme tanto al bebé como a la madre embarazada, o música que use sonidos del mundo natural, son opciones interesantes. También hay música infantil, especialmente compuesta para niños o bebés. Sin embargo, tampoco debemos limitarnos a este universo. Hay una amplia variedad de géneros musicales con los que nuestro pequeño puede explorar. La clave es elegir siempre un tipo de música que le provoque buenas sensaciones: que le genere sentimientos de seguridad, amor, confort y alegría, y no miedo o angustia. Si el niño o niña, incluso antes de nacer, disfruta con la música, este o esta la asociará al placer y no a la obligación, y posteriormente la buscará de manera natural y ociosa. Así, poco a poco, podría incluso desarrollar un interés tal que le anime a estudiar música, averiguar y aprender sobre los instrumentos y géneros musicales y a dedicarse a ello en profundidad. Juegos con música para el desarrollo de los bebés Para que tu bebé se beneficie de la música, puedes bailar con él, detener el baile cuando se detiene la música, cantar, realizar actividades manuales con música (gestos, etc.), escribir e inventar canciones, etc. La clave siempre es integrar la música en su vida cotidiana y que pueda disfrutar de ella siempre que quiera.

La música es una de las artes supremas, y un elemento imprescindible en la vida de las personas. Escuchamos música cuando nos levantamos, cuando compramos, cuando nos queremos relajar, cuando andamos, hacemos deporte o vamos en el transporte público… ¡o simplemente porque amamos la música! Además, muchos hemos escuchado música ¡desde que estamos en el vientre de nuestras madres! De hecho, hay numerosos estudios que confirman que la música es importante en el desarrollo de los bebés y puede tener numerosos efectos beneficiosos en su vida. Las madres que escuchan música están más calmadas y tienen un embarazo más saludable, lo que aumenta las posibilidades de que el bebé nazca sin ningún problema. Beneficios de la música en el desarrollo de los bebés La música repercute positivamente en el desarrollo y crecimiento de los bebés. La música ayuda a tranquilizar y calmar al bebé desde que es un embrión. Si desde los primeros momentos del embarazo acostumbras al bebé a escuchar música, este asociará posteriormente estos sonidos agradables al placentero útero materno. En el caso de que sea música con voz y letra, escuchar canciones le ayudará a desarrollar el lenguaje y a aumentar su vocabulario, pues la combinación de las palabras con el ritmo ayuda al cerebro a interiorizarlas y a pensar y hablar más velozmente, acelerando también el aprendizaje de otros idiomas. Además, la música enriquece las emociones, desarrolla la concentración, la coordinación, el gusto por la música y el razonamiento lógico y matemático. Por último, escuchar música a corta edad tiene consecuencias muy positivas en la creatividad e inteligencia. El llamado efecto Mozart habla de los beneficios que tiene que niñas y niños escuchen la música de Mozart para sus aptitudes creativas e intelectuales. Qué música deben escuchar los bebés Además de la música de Mozart, cualquier tipo de música clásica o instrumental está demostrado que es beneficiosa para el desarrollo de los bebés. Música tranquila, que calme tanto al bebé como a la madre embarazada, o música que use sonidos del mundo natural, son opciones interesantes. También hay música infantil, especialmente compuesta para niños o bebés. Sin embargo, tampoco debemos limitarnos a este universo. Hay una amplia variedad de géneros musicales con los que nuestro pequeño puede explorar. La clave es elegir siempre un tipo de música que le provoque buenas sensaciones: que le genere sentimientos de seguridad, amor, confort y alegría, y no miedo o angustia. Si el niño o niña, incluso antes de nacer, disfruta con la música, este o esta la asociará al placer y no a la obligación, y posteriormente la buscará de manera natural y ociosa. Así, poco a poco, podría incluso desarrollar un interés tal que le anime a estudiar música, averiguar y aprender sobre los instrumentos y géneros musicales y a dedicarse a ello en profundidad. Juegos con música para el desarrollo de los bebés Para que tu bebé se beneficie de la música, puedes bailar con él, detener el baile cuando se detiene la música, cantar, realizar actividades manuales con música (gestos, etc.), escribir e inventar canciones, etc. La clave siempre es integrar la música en su vida cotidiana y que pueda disfrutar de ella siempre que quiera.