En el mundo de los bebés y su aprendizaje nos encontramos con muchas cosas por entender sobre nuestros pequeños, ya que solemos preocupamos por saber si nuestro hijo se encuentra dentro del tiempo adecuado en su desarrollo. En especial cuando se habla de gatear o caminar. No debemos olvidar, que lo que para nosotros puede parecer sencillo, para los bebés es todo un reto  y un logro alcanzarlo, por lo cual debemos respetar su ritmo y su tiempo.

¡Enseña a tu bebé a gatear!

¡Enseña a tu bebé a gatear!

En el desarrollo de los bebés es normal que tengamos un parámetro para saber qué es lo que deberían estar realizando según su edad, pero no olvidemos que solamente es una guía y que cada niño tiene su propio tiempo y maduración para alcanzar cada etapa.

Desde La Casa del Peque te daremos unos consejos que te ayudarán a brindarle las herramientas necesarias a tú bebé para enseñarle a gatear:

Debemos tomar en cuenta la colocación, el tiempo y el espacio, con estas tres áreas podemos motivar a nuestro bebé a gatear. La colocación consiste en colocarlo en una posición adecuada para el gateo, lo cual sería boca abajo, luego hablamos del tiempo, a lo que se refiere que debemos darle el tiempo prudente para que logre realizar la acción y no presionarlo o frustrarnos porque no lo hace inmediatamente; y en cuanto al espacio, pues es necesario brindar un área adecuada y espaciosa para que la movilidad de nuestro pequeño sea amplia y pueda desplazarse con mayor facilidad.

Los incentivos, estos son muy importantes a la hora de querer lograr que nuestros hijos realicen el gateo, ya que al tener un motivo o en este caso el incentivo que puede ser un juguete llamativo, su interés por moverse aumentará y lograremos que empiece a gatear.

El movimiento de los brazos, esto es muy importante, ya que la fuerza de sus brazos y su desarrollo locomotor es necesario para el desplazamiento. Los podemos ayudar colocando juguetes en lugares en donde tengan que alcanzarlos, así como realizando pequeños ejercicios de estiramiento y fuerza en sus brazos, siempre teniendo cuidado de no lastimarlos ni forzarlos.

Los espejos y la imitación, si lo notamos los espejos son objetos que suelen llamar mucho la atención de nuestros hijos, en especial cuando son pequeños, estos nos pueden ayudar a motivarlos a que gateen para ver lo que sucede y así ellos mismos pueden observar sus movimientos. También es importante que nosotros como ejemplos a seguir y como padres gateamos junto a ellos, ya que esto les brindará seguridad y una guía a seguir para realizar el desplazamiento.

Evitemos facilitarles el trabajo, es necesario recordarlo, ya que si nuestro bebé no encuentra la mayor motivación por hacer las cosas, no lograremos que se movilice ni que inicie el gateo.

Podemos apoyarles pero dejando que ellos busquen realizar las cosas por sí mismos.

Recuerda respetar los tiempos, el ritmo y la maduración de tu bebé y mantener una buena comunicación con el  pediatra para saber cómo va su desarrollo.