Los padres de hoy en día suelen tener problemas para gestionar y organizar su tiempo, y pueden recurrir a las pantallas para distraer a su hijo o hija. Sin embargo, está demostrado científicamente que esta no es la mejor manera de entretener al bebé. Hoy te damos algunos consejos sobre cómo evitar que tu bebé pase excesivo tiempo mirando un dispositivo tecnológico.

Cómo evitar que tu bebé pase mucho tiempo delante de la pantalla

Cómo evitar que tu bebé pase mucho tiempo delante de la pantalla

Efectos de la pantalla en el bebé

Antes de cumplir 18 meses, está estudiado que la televisión, ordenador o móvil pueden tener un efecto negativo en el desarrollo del lenguaje, en las habilidades de lectura o en la memoria, además de interferir en el sueño o en la atención. Aunque a partir de los dos años esto cambia, también sigue siendo necesario el control parental para que estas habilidades se desarrollen sin problemas. De hecho, gracias a la televisión o a vídeos educativos en YouTube, niñas y niños pueden aprender letras, números, etc. Sin embargo, siempre es bueno recurrir a otras herramientas educativas y no solo a las pantallas.

Consejos para limitar el tiempo del bebé delante de la pantalla

  • Pon reglas familiares, y no las rompas. No seas demasiado permisivo o tu hijo o hija se acostumbrará desde muy pequeño a pasar el tiempo que él quiera delante de la pantalla. Puedes poner horarios muy concretos: horquillas horarias o determinados días de la semana.
  • Determina bien el horario elegido y utiliza ese tiempo también para discutir sobre el contenido. Si a tu bebé le gusta mucho determinado programa televisivo, le puedes preguntar y hacerle reflexionar, para que su interactuación con las pantallas no sea exclusivamente pasiva.
  • Ten en cuenta que no es solo la televisión, sino también el ordenador, el smartphone, la tablet, los videojuegos… Todos los medios de comunicación y dispositivos tecnológicos tienen que tener límites, y los niños deben tener tiempo para jugar al aire libre y para experimentar sin pantallas.
  • La tecnología tiene también las ventajas de que tiene mecanismos de control y regulación. Utilizar Netflix permite controlar y saber qué está encendido y cuándo. Puedes pausar los programas, y no hay necesidad de consumir publicidad innecesaria o darse atracones audiovisuales.
  • Para que los padres tengan el control, no pongas televisión, ordenadores o consolas en habitaciones privadas. Si estos dispositivos están solo en las salas comunes, podrás vigilar siempre cuándo están encendidos.
  • Encuentra otras formas de estimular y entretener a tu hijo o hija. Por ejemplo, los audiolibros de cuentos son una forma excelente de estimulación no tan radical como las imágenes en pantallas, sino que ayudan a entrenar la imaginación. Además, al escuchar el cuento, se practica la concentración y la atención, habilidades que hoy en día muchos niños y niñas pierden, al no poder enfocarse en una sola cosa a la vez por la distracción de la tecnología.

En definitiva, limitar las pantallas a tu bebé no es un castigo. Niñas y niños tienen que jugar y divertirse, pero hay que encontrar las maneras adecuadas y con la calidad suficiente, y no enchufar simplemente un aparato tecnológico porque los padres no tengan tiempo de vigilarlos y estar con ellos.