En muchas ocasiones nos podemos encontrar en la situación en la que no sabemos muy bien el calzado correcto que debería llevar nuestro hijo diariamente. De nuestra elección depende que el niño pueda caminar bien sin crearle malos hábitos a la hora de pisar o de correr. Es importante que paremos un momento a pensar en los mejores materiales a los que podemos acceder, así como a la edad que tiene nuestro hijo y qué sería lo más correcto para él. Por eso hoy queremos deciros una serie de recomendaciones para que sepas cómo escoger bien el calzado de tu hijo.

No solemos darle la importancia que tiene, puesto que pensamos que, si les molesta, no querrán ponérselos o nos dirán que le hacen daño. Pero esto no es así, los niños se acostumbran y no suelen decir que no pueden andar bien o que hay algo en el zapato que no les deja hacer un movimiento. Tenemos que tener en cuenta cada detalle para escoger el mejor zapato y que nuestro hijo pueda correr libremente.

Pero… ¿Qué tengo que tener saber? 

Pues bien, lo primero de todo que tienes que pensar es en la edad de tu hijo, puesto que dependiendo de la edad y del momento en el que se encuentre va a necesitar un tipo de zapato u otro. Por normal general tenemos que prestar atención a:

  • La puntera de los zapatos que vamos a comprar. Esta característica debe ser redonda y no puntiaguda. De esta manera dejaremos que los deditos de los niños tengan espacio para poder moverse.
  • La horma tiene que ser recta. Al contrario de los adultos que puede tener una forma más inclinada, la de los niños tiene que ser totalmente lineal.
  • En cuanto al cierre no solo tenemos que fijarnos en su funcionalidad, puesto que utilizar las cordoneras sería para los niños más mayores. Tenemos que darle importancia a la altura del cierre. Para una mayor seguridad del pie, el cierre es aconsejable que esté en el empeine o la lengüeta.
  • El estilo del zapato tiene que ser limpio, es decir, que no tenga forros con dibujos que les pueda llegar a hacer alguna herida o molestia alrededor del pie.
  • Uno de los detalles más importantes es la suela. Como nos pasa a los adultos, tenemos que escoger aquellos zapatos donde veamos que la suela es antideslizante y no se resbale. Los niños tienen que ir seguros en todo momento ante cualquier agente externo que pueda haber en el suelo de la calle. Por eso la suela tiene que tener un dibujo multidireccional para conseguir que se agarre bien a la superficie.
  • En cuanto al material ideal para los niños es la piel, puesto que es transpirable a la vez que flexible dejando que el niño pueda tener un movimiento completo.

Ya sabes de qué manera acertar a la hora de comprar los zapatos a tu niño. Fíjate bien en cada detalle para que tu pequeño pueda correr como el viento.